Gastos de envío gratuitos (en la Península y Portugal) desde 50€ de compra. Dismiss

Cómo reconducir nuestras distracciones para ser más creativos

Te preguntarás, ¿por qué nos distraemos continuamente?

¿No te pasa que has empezado un proyecto (que incluso te apetecía hacer) y no sabes cómo, pero de repente te ves enfrascado en Instagram o chateando en varios de tus grupos de whatsapp? ¿Por qué sucede esto?

Nuestra capacidad de atención es limitada:

Dicen los expertos que, generalmente, no somos capaces de mantenerla más de dos minutos en una misma tarea. Parece que cualquier excusa es buena para dejar lo que estamos haciendo y distraer la mente con algo “más agradable”.

Hacer tareas sencillas como por ejemplo revisar el correo u ordenar archivos no nos cuesta mucho. Son labores que realizamos de manera casi automática, ya que no requieren demasiada concentración. Sin embargo, las tareas creativas son otra historia, suelen representar un reto a resolver y nos obligan a esforzarnos y a poner el 100% de nuestra atención.

La búsqueda de la recompensa inmediata:

Nuestro cerebro busca constantemente el placer y lo suele obtener con las tareas simples y amenas, nada productivas. Sin embargo, y esto no es nuevo, la recompensa a largo plazo es mil veces más satisfactoria que la recompensa inmediata. Lo que pasa es que nos cuesta visualizarla, ya que la manera de conseguirla a priori no es tan atractiva al implicar un esfuerzo mental.

 


Aquí te dejo 8 consejos infalibles para que seas capaz de evitar y reconducir tus distracciones:


 

1 El primer mandamiento: ser consciente y reenfocar.

La clave está en hacerse consciente de que te estás empezando a distraer y que debes volver a tu tarea, evitando esa distracción.

Lo sé, no es fácil, exige una gran fuerza de voluntad. La buena noticia es que, es algo que se puede entrenar y que aunque tengas que pasar por un periodo de re-aprendizaje, puedes llegar a controlarlo.

Cada vez que notes que ese impulso mental te quiere llevar fuera de lo que estás haciendo, obsérvalo, y sé consciente de que tu cerebro está buscando una distracción en su búsqueda del placer inmediato. Si sucumbes, esta dinámica te dominará. Cuando quieras volver sentirás la desagradable sensación de que todavía tienes que enfrentarte a esa dificultad que se ha quedado por resolver.

 

 

Rechaza conscientemente las distracciones para entrenar a tu “yo” más productivo y creativo. No te preocupes por la cantidad de veces que te toca repetir el proceso. Yo suelo tener el impulso de leer mis whatsapps cada 2-3 minutos, pero no me rindo y lo controlo cada vez.

Analiza que es lo que te da miedo, desasosiego o preocupación sobre lo que estás haciendo y que te provoca esa “necesidad” de distraerte. Identificarlo y entenderlo es lo que te va a permitir combatirlo.

 

2 Ten presente la recompensa que tendrás: apúntala.

Date una recompensa por el trabajo realizado, y no te flageles en exceso si has caído en la tentación.

Trata de corregir tu tendencia a la distracción de manera consciente, pero no te castigues demasiado si has cedido al principio. Esto es una carrera de fondo, si perseveras en el objetivo a largo plazo, entrenarte para evitar las distracciones, vencerás.

Escribe esa recompensa, que no tiene porque ser algo, puede tratarse simplemente de un beneficio más emocional como por ejemplo tener más tiempo para estar con tu sobrino esa tarde. Tenla visible para que puedas recurrir a ella en aquellos momentos de dificultad.

 

3 Crea un entorno de trabajo que te ayude a concentrarte.

Tenemos que ser muy cuidadosos con el uso que hacemos de nuestras herramientas de trabajo digitales ya que son un gran fuente de distracciones.

En el trabajo, trata de mantener abiertos solo los archivos con los que vas a trabajar y que tu escritorio esté libre de cosas que no estés desarrollando en el momento. Cierra todos los programas que no necesites. Si necesitas el navegador de internet, mantén abiertas solo las pestañas que necesitas para tu tarea actual. Desconecta el email.

Mantén el desorden lejos también. No dejes a la vista todos esos otros quehaceres sin terminar porque la idea de que tienes mucho por hacer y no has cerrado nada te agobiará.

Tu objetivo ahora es desarrollar y terminar lo que llevas entre manos en este momento, nada más.

 

 

4 Pide a tu entorno que no te distraiga.

O ponte unas cascos y algo de música Jazz relajante y bajita. Para que cuando comiences con tu tarea, que es la fase en la que más cuesta controlar tu atención te ayude a centrarte. Una vez estés metido en el proyecto ya no lo necesitarás.

También es muy importante bloquearte tu tiempo y tu espacio. El mundo no se acaba si apagas el teléfono durante 2 horas. Prepárate un buen mensaje en tu buzón de voz y llámales cuando haya pasado este tiempo. Lucha por tu tiempo libre de distracciones.

 

 

5 Evita la multi-tarea a toda costa.

Como ya te he comentado otras veces, una de las claves para ser más creativos y productivos es evitar el multitasking. No cambies de tarea, y si la que llevas entre manos es muy grande, divídela en tareas más simples y bien definidas, para que las vayas terminando una a una hasta completar tu proyecto.

 

6 Planifica tu rutina con papel y bolígrafo.

Una de los problemas que más sufrimos los creativos es que no tenemos una buena planificación o que simplemente NO nos planificamos. Esto ataca de pleno a nuestra concentración.

La única manera de estar tranquilos ante cada tarea es definir qué es lo que tenemos que hacer, cuándo y cómo. De este modo rebajamos el estrés que esto nos pueda causar y nos aseguraremos de crear un ambiente concentrado y relajado para desarrollar cómodamente nuestra creatividad.

Por otro lado, estamos muy acostumbrados a escribir las cosas en el móvil o tablet, pero no es lo mejor ni para nuestra concentración ni para nuestra memoria. Si escribimos a mano, nuestro cerebro hará un esfuerzo superior para concentrarse y recordará más fácilmente los datos y apuntes.

 

Imagen de la agenda planificadora Of Date por Loga Treclau.

7 Mide tu progreso.

Haz pausas para evaluar si te estás acercando a tu objetivo o si te has distraído en exceso. Lo que se mide y se controla, se puede mejorar.

Simplemente anota las horas dedicadas a cada tarea día a día en tu planificador, y podrás ver por un lado que parte de tu tiempo ha sido productivo/a, y por otro, con que cosas y cuanto tiempo te distraes. Esto te servirá para ser más consciente. La idea no es que flageles, se trata de que te vayas conociendo mejor y que puedas hacer cambios que te ayuden a mejorar.

 

8 Ten cerca un recordatorio.

Recuerda que tu capacidad de concentración se puede entrenar, así que practica, practica y practica. Para que no pierdas tu foco he creado un nuevo set de fondos de pantalla para ti (disponibles para tu móvil, tablet y ordenador).

Para descargártelos suscríbete a mi lista justo debajo de este post, sólo estarán disponibles durante el mes de Abril.

 


 

¡Espero que te haya resultado de ayuda mi post de hoy! Si tienes cualquier duda o comentario me encantará leerlo (baja hasta el final de esta página).

¡Ah! Si quieres recibir más consejos como este, suscríbete a mi newsletter justo debajo de este post y te enviaré un email semanal con más consejos para que lleves tu creatividad to the TOP, además de mucha inspiración y mucho diseño para los amantes de la cultura visual.

Un abrazo muy fuerte #VisualCultureLover,

Raquel

Leave a Reply